La arena de la discordia

Las dunas de Concón han sido un conflicto común entre vecinos, autoridades y dueños de inmobiliarias. Así, en 1993 el gobierno del fallecido Presidente Patricio Aylwin declaró, en 1993, las dunas de Concón como Santuario de la Naturaleza protegiendo 45 hectáreas. Sin embargo, a menos de un año se modifica el decreto y se protegen sólo 12 hectáreas, un 73,4% De esta manera, 9,7 hectáreas pertenecen a la Comuna de Concón y 2,3 a la Comuna de Viña del Mar, quedando protegido solo el sector de la duna mayor. Si bien los motivos de tal acción se desconocen, según Alejandro Véliz, experto en Planificación Urbana, “Los que trabajamos en impacto ambiental y sobre todo en dunas, sabemos que aquí existió influencias y negociaciones en ‘asados’, nunca encontrarás documentos porque todo esto fue demasiado informal”.  Así, el campo dunar comenzó a ser explotado por las inmobiliarias.  Pero, ¿Qué es un santuario de la naturaleza?

 

De acuerdo a la ley 20.417 promulgada en el año 2010 se crea el Ministerio del Medio Ambiente, entidad que se encarga de salvaguardar el entorno y la contaminación del país. Así también modifica el artículo 31 de la ley de monumentos nacionales. De esta forma estableció la creación del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad,  por ende, la normativa establece que: “Santuarios de la Naturaleza son todos aquellos sitios terrestres o marinos que ofrezcan posibilidades especiales para estudios e investigaciones geológicas, paleontológicas, zoológicas, botánicas o de ecología, o que posean formaciones naturales, cuya conservación sea de interés para la ciencia o para el Estado”. 


De acuerdo a Hermann Manríquez Tirado,  Doctor en Gestión Ambiental, Paisaje y Geografía de la Universidad de Barcelona, España, y que actualmente se desempeña en la Universidad Católica de Valparaíso, la formación de las dunas de Concón fue provocada por la transgresión marina de la época interglacial que finalizó hace unos 125.000 años atrás.

En 1966, el Instituto de Recursos Naturales, IREN, elaboró el inventario de las dunas cuya superficie total es de 131.000 ha, y 74.428 ha correspondían a dunas litorales vivas. Este inventario se realizó con fotointerpretación entre los paralelos 29ºS y 42ºS,  sin considerar terrenos dunares que en aquel entonces su uso era agrícola o urbano.

Archivo de 1955 del Campo Dunar

De santuario a la corte

De acuerdo a información de Portal Inmobiliario, entre edificios residenciales y oficinas existen  14 proyectos inmobiliarios a la venta, a eso se suman 3 terrenos para la construcción de inmuebles. Aunque en algunas constructoras nunca te señalan qué se está construyendo sobre dunas y sus posibles riesgos.

Independientemente si corresponde o no construir sobre esta reliquia geológica, lo que está claro es que las 12 hectáreas protegidas pertenecen a la familia de Edmundo Perez – Yoma, exministro de los presidentes Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Michelle Bachelet.

Perez Yoma y/o su familia han tenido diversos proyectos “emblemáticos”, entre los cuales se encuentra la sobrepoblación que generó en la comuna de Puente Alto con el escandaloso proyecto de las Casas Copeva, la adquisición de los terrenos de la matriz de Forus en la comuna de La Florida donde pretende construir un megaproyecto inmobiliario, y el proyecto insignia sobre las Dunas de Concón. Situación que tiene a su empresa en la mira hace varias décadas atrás aprovechando los vacíos legales y errores de administración del ministro de Educación del Presidente Aylwin. Ya que Jorge Arrate nunca publicó el decreto en el Diario Oficial, por lo que la destrucción de las dunas continuó. Así, entre “asados” según Alejandro Véliz, se restableció la conservación devolviendo solo el 23%. Así se dejó libre de protección justo a las hectáreas de propiedad de Reconsa, inmobiliaria que manejan los hijos del exministro dueño de los terrenos. Es más, durante el último año ha estado en pie de guerra con el SNA y la Corporación Pro-Defensa del Patrimonio Histórico y Cultural de Viña del Mar cuyo principal financiador de esta es Jorge Yarur Banna, actual dueño del Banco Credito e Inversiones (BCI).

El expediente completo de la batalla judicial que busca paralizar las obras y la reforestación planteada por Reconsa.

Aunque hay acusaciones cruzadas según las distintas querellas criminales contra Jorge Leigh, ex director de Obras Municipales de Concón por no cumplir los fallos que ordenó la Corte Suprema. Sin embargo, en su defensa señaló que: “en el tiempo en que se decretaron las nuevas zonas de protección y se dejó libre de ese estatus a un total de 31 hectáreas de propiedad de Reconsa, uno de los concejales era Felipe Soza, hermano del gerente general de la inmobiliaria, y uno de los que se oponía con vehemencia a la protección del santuario.  Aunque eran otros tiempos, es evidente que aquí había conflicto de intereses, y en el municipio no se hizo nada”

Leigh es tajante y traspasó la responsabilidad al alcalde, aunque su abogada reconoce que: “Si hay delitos, estos están prescritos, pero es importante que se sepa la verdad sobre cómo se tomaron estas decisiones.”
En 2012 durante el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera se eliminó el decreto que protegía las dunas de Concón, para crear otro bajo el alero del Ministerio del Medio Ambiente.

Así Roconsa mostró su molestia con la decisión acusando un daño patrimonial al fisco. Por eso, durante el año 2016 demandó al Estado por unos 80 mil millones de pesos por daños y perjuicios en contra de la resolución.

La inmobiliaria perdió el juicio en 2019 donde el tribunal determinó que el Estado no causó perjuicio patrimonial a las demandantes, y que a la época que se dictó el decreto Nº 45 de 2012, las dos empresas sólo tenían una mera expectativa de lotear, urbanizar, edificar y comercializar en el inmueble de su propiedad, la que debía sujetarse tanto a las normas urbanísticas como ambientales.

 
El tribunal, además, señaló que la indemnización intentaba suplir la presunta compensación que se habría obtenido de una eventual expropiación, hecho que no ocurrió. Ya que Reconsa y Montemar no fueron privados de mantener el dominio de esos bienes raíces.

Ecosistema ¿protegido o peligro?

Es martes, el reloj marca las tres, y el termómetro muestra que hacen 26 grados celsius, el sol sobre las dunas y las nubes brillan por su ausencia, a medida que avanza cada paso, la flora y fauna del lugar comienza a mostrarse, abriendo camino a través de senderos que los propios visitantes han ido creando y voy recordando a Federico Luebert Bruron, quien hace algunos años atrás realizó un estudio de fauna y flora donde pudo destacar que existían más de 300 plantas y aves que habitan el lugar. En la cima, el viento sopla, se puede observar cómo la arena va arrastrada por brisa y en algunos momentos llega a ser una ventolera que hace que los oídos duelan, tal como si tuvieras otitis, aunque esto no impide que una decena de personas disfruten de las hermosas vista que el lugar entrega hacia el océano y la ciudad, lo hace un lugar perfecto para asistir con amigos, en familia o en pareja.

Rodeados de una vegetación se encuentra un grupo de jóvenes, no más de 18 años, sacándose selfies, comiendo y tomando cerveza. Lo que al parecer, no es algo nuevo, ya que se puede observar la basura, descuidando lo que es el santuario y poniendo en riesgo la flora y fauna del lugar.

Aunque esta no es la única forma de impacto en el ecosistema frágil que existe en el campo dunar. Ya que durante vacaciones de invierno o verano existen emprendedores que llevan ruedas de vehículos para que las personas puedan utilizar las dunas como un tobogán y así disfrutar un momento adrenalínico, aunque tiene riesgos tanto para la flora y fauna por el deslizamiento de arenas como para las personas quienes pueden caer a una de las vías más transitadas de Concón, la avenida Edmundo Eluchans.

Si bien en 2006 se amplió la protección a 21,8 hectáreas y 19,5 de estas pertenecen a la comuna de Concón, 31 hectáreas de propiedad de Reconsa quedaron sin proteger.

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on whatsapp
Comparte en WhatsApp